Profesional del Hospital Claudio Vicuña llama a estar alertas a los síntomas de la tuberculosis y consultar a tiempo
  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:PROVINCIAL

El Hospital Claudio Vicuña de San Antonio llamó a la comunidad a estar alerta ante los síntomas de la tuberculosis, enfermedad que gracias a la pesquisa oportuna y tratamiento médico puede ser tratada y evitar la muerte.

“Es una enfermedad infecto contagiosa producida por una bacteria llamada bacilo de Koch”, explica la enfermera Elsa Flores Silva, encargada de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS) y delegada de Epidemiología del Hospital Claudio Vicuña, quien agrega que “es una de las enfermedades más antiguas de las que se tenga registro, incluso en momias egipcias”.

La profesional insistió en que, frente a los síntomas de tos y expectoración (tos con sangre) por más de 15 días, fiebre intermitente y sudoración nocturna, el usuario debe acudir a cualquier establecimiento de salud para que se realice el examen de Baciloscopía, que consiste en la toma de muestra de saliva a través de la cual se puede detectar la presencia del bacilo que ocasiona esta enfermedad. Esta prueba es gratis para toda la población, así como también el tratamiento en caso de confirmarse la enfermedad.

La presentación clínica más conocida de la tuberculosis (TBC) es la pulmonar y se trasmite a través de diminutas gotitas, que tienen la capacidad de permanecer suspendidas en el aire.

“Estas gotitas se proyectan cuando el paciente enfermo tose y lanza las gotitas que contiene la bacteria infectante. La TBC puede estar presente en otros órganos y causar enfermedad, sin ser estas contagiosas. Puede afectar a cualquier órgano (pleura, riñón, ojos, hígado, genitales, piel, huesos, meninges, entre otros) A estas presentaciones se les llama TBC extra pulmonar (fuera de los pulmones)”, agregó.

La profesional agrega que “a nivel mundial es una enfermedad que sigue siendo elevada, contrario a lo que se podía creer. La TBC es la novena causa de muerte a nivel mundial y la primera por enfermedades infecciosas; además a nivel mundial la brecha de detección es de un 30 por ciento, es decir, existe un tercio de población enferma no detectada”.

A nivel local, más del 50 por ciento de las personas que presentaron TBC en la red del Servicio de Salud Valparaíso- San Antonio consultaron e ingresaron por los Servicios de Urgencia.

Elsa Flores indicó que entre “el 35 y 50 por ciento fueron personas con dependencia de alcohol y drogas; y entre el 16 y 26% eran adultos mayores”.

Además, “todos los años ingresan entre 6 a 15 personas que viven en situación calle”.

“En nuestro hospital anualmente tenemos entre 8 y 12 pacientes hospitalizados, muchos, no todos por supuesto, en situación calle, abandono y consumo de sustancias”, indicó la profesional.

En el Hospital Claudio Vicuña trabaja un equipo multidisciplinarios compuesto por tecnólogo médico, químico farmacéutico, médico y enfermeros de la unidad de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS), Freddy Marisio y Maria Isabel Castañeda.

En Chile existe un programa nacional para la prevención y control de la tuberculosis dedicado a la “localización de casos, que es una actividad continua de salud pública, consistente en tamizajes sucesivos para identificar los casos presuntivos de tuberculosis (CPT) que se presentan en la comunidad, de modo de encontrar entre ellos con la mayor precocidad posible a los enfermos que constituyen las fuentes de transmisión de la enfermedad: los pacientes con tuberculosis pulmonar con bacteriología positiva en el esputo (secreción procedente de la nariz, la garganta o los bronquios)”.

Un caso presuntivo de tuberculosis (CPT) es una persona sintomática respiratoria (tos con expectoración por 2 semanas o más) que presenta al menos una de las siguientes condiciones: pertenencia a uno de los grupos vulnerables para tuberculosis, fiebre, baja de peso, sudoración nocturna y hemoptisis (expulsión de sangre por la boca).

En Chile los más vulnerables ante la TBC son los adultos mayores, extranjeros de países de alta incidencia de tuberculosis, pacientes con VIH, diabetes mellitus, dependencia al alcohol o drogas, personas en situación de calle y personas privadas de libertad, entre otras.

Para detectar la TBC, “se deben tomar dos muestras de expectoración por cada paciente, las que se enviarán al laboratorio con una solicitud de investigación bacteriológica (orden de examen), que pueden ser solicitadas por cualquier integrante del equipo de salud. El examen y tratamiento es gratuito para toda persona que viva en territorio nacional”.

“El tratamiento es farmacológico y hoy en día lamentablemente se ha pesquisado resistencia antimicrobiana por el uso y abuso de antibióticos”, recalcó.

PREVENCIÓN

Como medidas preventivas, la profesional indicó que es fundamental la “ventilación de las viviendas, higiene de manos, si un cercano se encuentra con síntomas respiratorios (tos con expectoración por 2 semanas o más) y otro síntoma asociado a la TBC, sugiérale que asista a un centro de atención primaria para la toma del examen específico”.

También recomienda higiene al toser (taparse con el codo al toser, uso de pañuelos desechable). Hoy en día, la mascarilla nos ha ayudado alguna forma como una protección de barrera”.