Presidenta de los jueces y debate sobre penas y beneficios: «Somos muy reaccionarios como país»

La presidenta de la Asociación Nacional de Magistrados, Soledad Piñeiro, criticó las reacciones que se centran en incrementar las penas o en funar a los jueces que las otorgaron sin atender a la urgente necesidad de mejorar el sistema de ejecución penal. 

La magistrada rechazó los dichos que realizó el fin de semana la subsecretaria de la Niñez, Carol Bown, en el marco del caso Ámbar, en el que fustigó el actuar del Poder Judicial.

Bown cuestionó a la comisión de jueces de la Corte de Apelaciones de Valparaíso que otorgó la libertad condicional a Hugo Bustamante, quien quedó en prisión preventiva tras ser formalizado este lunes por los delitos de violación con femicidio e inhumación ilegal en contra de la menor de 16 años.

Bustamante, único sospechoso del crimen de la adolescente, fue excarcelado en 2016, tras haber cumplido 11 de los 27 años de condena a prisión que le fueron impuestos por el asesinato en 2005 de su entonces pareja y el hijo de ella, de 9 años de edad, tras lo cual fue apodado como «el sicópata del tambor».

«Hay jueces que parecen defender más los derechos humanos de los asesinos que los de las víctimas. Tenemos que ver cuál es la mejor opción de sancionar a jueces que, por sus ideologías, se transforman en un peligro para la sociedad», sostuvo la subsecretaria. Declaraciones que Piñeiro calificó como «lascivas e injuriosas» y que «ponen en tela de juicio nuestra estructura democrática».

«Ataca derechamente un pilar fundamental de la judicatura, que es la independencia judicial. Cuando se desconoce que éste es el paraguas que reviste a todo el Poder Judicial, lo que se hace en definitiva es socavar el Estado de Derecho«, dijo la líder del gremio de los magistrados en entrevista con Lo Que Queda del Día, de Cooperativa.

En cambio, Piñera urgió mejorar el proceso de libertades condicionales: «El sistema es muy carente de controles, es muy débil, y yo creo que hay que rediseñarlo completamente».