Informe por eventual apertura de Santiago: «Es solo posible cuando la epidemia esté controlada»

 Informe por eventual apertura de Santiago: «Es solo posible cuando la epidemia esté controlada»

Este viernes, el centro de estudios Espacio Público, compartió un nuevo informe sobre la evolución de la pandemia de coronavirus en el país, donde se refirieron a una eventual apertura de Santiago tras la disminución de los casos en la capital, aclarando que sólo pueda darse cuando la situación esté «controlada».

«Al ver la caída de un 37 % del promedio diario de nuevos casos en la Región Metropolitana, los espíritus impacientes por que termine la cuarentena y aquellos preocupados por emprender cuanto antes la reactivación económica comenzarán a clamar por una apertura de la ciudad de Santiago. Este anhelo tan humano se encontrará con las precauciones de quienes buscan salvar la mayor cantidad de vidas y no poner a la ciudad en el peligro de una segunda ola de contagios», señala el documento.

«Tal como hemos dicho en otros informes, no creemos que exista un dilema entre estas dos posiciones. Salvar vidas y evitar nuevas olas de contagios son objetivos que a la larga tienen una externalidad económica positiva, por lo tanto, la apertura es solo posible cuando la epidemia esté controlada y no exista el peligro de que se nos vuelva a escapar de las manos», agrega.

En ese sentido, indica que: «las inquietantes experiencias que han tenido varios países en días recientes en sus procesos de apertura llaman a ser aun más cautos de lo que habríamos sugerido hace solo unas semanas».

«En una revisión de la experiencia comparada en esta materia, hemos llegado a la convicción de que se debe diseñar un plan de apertura progresivo, participativo y fundado en indicadores de salud pública que nos permitan saber en todo momento dónde nos hallamos respecto de la epidemia», sostiene.

El informe detalla que: «en cuanto a la progresividad, debieran definirse fases que fueran abriendo poco a poco nuevos sectores, asegurándose de que cada paso esté acompañado de un protocolo de operación, contemplando normas de seguridad en el distanciamiento físico y el equipamiento de protección personal de las personas involucradas».

«En cuanto a la participación, es muy importante que en el diseño de estas fases y en la definición de estos indicadores participen las sociedades médicas y científicas. Solo así conseguirá el Gobierno que este sea el plan de todos», añade.

Además, asegura que: «en cuanto a los indicadores, hay diferentes aproximaciones en distintos países. Las cifras principales a las que hay que atender serían un número de casos decreciente de manera consistente , y que este número se viera reflejado también en una caída en el tiempo de las muertes y la ocupación hospitalaria«. 

ricardo becerra vargas