Foster funó escape en maletero de porfiado extremo en plena pandemia

 Foster funó escape en maletero de porfiado extremo en plena pandemia

Una de las detenciones más insólitas y extremas en lo que va de pandemia por coronavirus se registró ayer en la aduana sanitaria ubicada en la Ruta 68, específicamente a la altura de Curacaví.

En ese sector, personal de Carabineros fiscalizaba la salida de cientos de automovilistas, quienes debían presentar sus permisos individuales que les permitía abandonar la Región Metropolitana.

Sin embargo, la acción policial y de la autoridad sanitaria se vio interrumpida al momento de fiscalizar a un taxista que en su maletero trasladaba a un hombre que pretendía salir a la mala de la capital.

“Esta persona fue detenida, el conductor también fue detenido, y el vehículo incautado, y ambos pasarán a control de detención mañana (hoy). Aparentemente no hay otros delitos involucrados y la relación entre ellos es de clientes porque hubo un pago de por medio”, comentó el general Manuel Valdés, jefe de zona, de tránsito y carretera de Carabineros.

Tras la detención del irresponsable taxista y su oculto acompañante, las miradas se enfocaron inmediatamente en «Foster», un joven perrito de un año y medio de edad, perteneciente al OS7 de Carabineros, quien fue el responsable directo de la detención de los sujetos. Gracias al agudo olfato del oficial canino se pudo comprobar el delito, ya que al captar el olor de la persona en la maleta no dudó en rasguñar el suelo con su pata, señal inequívoca que algo andaba mal en el vehículo.

ricardo becerra vargas