Cuida a tu mascota: ¿Por qué no debes darle huesos de pollo a los perros?

 Cuida a tu mascota: ¿Por qué no debes darle huesos de pollo a los perros?

Para muchos dueños de perros el darle huesos a sus mascota como parte de su alimentación o como un objeto de distracción es un hecho rutinario. Sin embargo, nada peor que mantener este hábito que, de acuerdo a los especialistas, puede generar problemas en la salud de su can. 

De hecho, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) sostiene que «darle un hueso de pollo a su perro podría ocasionarle una visita inesperada a su veterinario, una posible cirugía de emergencia o incluso la muerte de su mascota».

Aún cuando varios especialistas sostienen que se puede dar huesos a los perros siempre y cuando se seleccione bien el producto, la idea no es darle cualquier tipo, consignó el sitio El Cortés Inglés Seguro. Por lo tanto, siempre será mejor evitar que ellos comas o jueguen con ellos por las siguientes razones:

  • Puede perforar el intestino y causarle una peritonitis 
  • Corre el riesgo de que el animal se atragante con un trozo de hueso
  • Puede dañarle las zonas del aparato digestivo y respiratorio
  • Le podría ocasionar cortes y heridas en la boca o en las amígdalas
  • Provaca obstrucción gastrointestinal (obstrucción en el tracto digestivo)
  • También son causantes de asfixia, vómitos y diarrea.

Para evitar estos riesgos y proteger la salud de las mascotas, los veterinarios recomiendan los huesos grandes y redondos de res, como son los de cadera o los de rodilla. Los huesos largos como los de tuétano también sirven y son seguros.

Los huesos pequeños son peligrosos por su facilidad para romperse. No es aconsejable ofrecer huesos al perro de pollo, de conejo o de pavo por este motivo y más si están cocidos porque tienden a romperse con facilidad.

Si alguna vez quieres premiar a tu mascota por algo, ya sea porque los estás educando y deseas reforzar sus buenas conductas, o simplemente porque quieres sorprenderlo, y decides ofrecerle un hueso, recuerda todas las indicaciones ofrecidas.

ricardo becerra vargas