Ha transcurrido una semana desde que se perdió todo rastro del empresario de Algarrobo, Pedro Carrión de 47 años, quien acudió hasta la comuna de Recoleta para recibir el pago de $30 millones por parte de un cliente, instante en que su familia no ha vuelto a saber de él.

La recepción de este dinero ha hecho pensar a su círculo cercano que el hombre fue secuestrado, considerando además que dejó su auto estacionado en el lugar y en cuyo interior también quedaron abandonadas todas sus pertenencias.

Familiares y amigos han iniciado una verdadera campaña para dar con su paradero lo antes posible, y así terminar con esta angustia que los embarga.